Dark Mode On / Off

La economía circular: Un nuevo camino

Este tema tan hablado en los últimos tiempos, nos puede llevar a reflexionar y a mejorar el lugar en el que vivimos, podemos apoyar el comercio local, consumir los productos de nuestros vecinos que producen en la zona. Manejar responsablemente los recursos que tenemos a nuestro alcance, varias son las acciones que podríamos realizar para aportar a este nuevo paradigma. Les dejamos a continuación una vez mas una aproximación al tema, esperando pueda servir de disparador para tomar distintas acciones.

¿Qué beneficios tiene la economía circular?

Protege al medioambiente

Reduce las emisiones, minimiza el consumo de recursos naturales y disminuye la generación de residuos.


Beneficia la economía local

Puede beneficiar la economía local al fomentar modelos de producción basados en la reutilización de residuos cercanos como materia prima.


Fomenta el empleo

Estimula el desarrollo de un nuevo modelo industrial más innovador y competitivo, así como mayor crecimiento económico y más empleo.


Favorece la independencia de recursos

La reutilización de los recursos locales puede favorecer una menor dependencia de la importación de materias primas.

¿Cuáles son los principios de la economía circular?

Casi todos conocemos la regla de las 3R, esenciales para el desarrollo sostenible y conservar el equilibrio ambiental:
reducir, reutilizar y reciclar. Es decir, lo que se obtiene de la naturaleza vuelve a ella al agotar su vida útil, de una manera
cíclica y respetuosa con el entorno. Pero ¿sabías que hay otras cuatro reglas? Estas 7R son los pasos necesarios para alcanzar una economía circular:

REDISEÑAR

Pensar y diseñar los productos de modo que su proceso de fabricación consuma menos materias primas, se alargue su vida útil y genere menos residuos (o al menos residuos que sean más fáciles de reciclar). De este modo se incrementa la protección al medio ambiente.

REDUCIR

Cambiar nuestros hábitos de consumo hacia un modelo más sostenible. Si reducimos el consumo, se evita la generación de residuos, el gasto de materias primas y, por lo tanto, se reduce el impacto en el medio ambiente.

REUTILIZAR

Usándolos de nuevo o dando otra utilidad a los productos alargamos su vida útil.

REPARAR

Hasta ahora, cuando un producto se estropeaba tendíamos a reemplazarlo. Sin embargo, repararlo no solo es más económico, sino que evita el uso de nuevas materias primas, ahorra energía y no genera residuos al medio ambiente.

RENOVAR

Actualizar objetos antiguos para que se puedan volver a utilizar como vintage, como por ejemplo los muebles.

RECICLAR

Promover las mejores prácticas en la gestión de los residuos y utilizar aquello que sea posible como materia prima para la fabricación de nuevos productos.

RECUPERAR

Dar nuevos usos a productos que se van a desechar, como por ejemplo, utilizar las botellas de plástico para crear sistemas de riego, maceteros o comederos de aves.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?