Dark Mode On / Off

Ejemplo de esfuerzo, innovación y la capacidad de soñar en grande

“Crear y personalizar; hacer realidad las ideas de empresas, emprendedores, clubes e instituciones”, así resumen Claudio Pereira y Freddy Camejo, directores de Simple Inc., el servicio que brindan con éxito desde la Costa de Oro.

Claudio Pereira y Freddy Camejo Simple Inc.

Claudio vive en Las Toscas desde el 2013. Freddy llegó en 2020 para terminar de darle forma al emprendimiento. Ambos tienen 38 años y son amigos desde su infancia transcurrida en el departamento de Artigas. Hoy encabezan un negocio en pleno crecimiento, que ofrece servicios de sublimaciones, impresiones láser, impresiones en 3D, packaging, tarjetería y todo lo que pueda necesitar una empresa para comunicar de manera efectiva su marca. Su visión emprendedora los llevó a invertir en equipamiento y a crear nuevas soluciones. Hoy, incluso, cuentan con una marca propia de indumentaria deportiva que se va posicionando en todo el país. En su nuevo local, ubicado en Ruta Interbalnearia esquina Avenida Central, recibieron a Revista Centro y compartieron su historia, sus “recetas” y sus anhelos.

  • Si les pido que me resuman lo que hacen ¿qué me dirían?
    Freddy – Nuestro negocio se resume en crear y personalizar; hacer realidad las ideas de empresas, emprendedores, clubes e instituciones.
  • ¿Cómo comenzó el proyecto?
    F – Lo iniciamos en el año 2020 en el fondo de la casa de Claudio, en un tallercito de madera y hierro que armamos para comenzar. Estaba en Calle 8 y Av. Central de Las Toscas. Era un galpón de no más 5 x 5 metros que levantamos nosotros mismos y donde colocamos las primeras máquinas que teníamos. Aquello parecía un Tetris (se ríen).

Claudio – Podemos decir que empezamos como proyecto con servicio de sublimación. Yo ya tenía de antes la impresión 3D en plástico inyectado para hacer distintos productos de diversas formas, especialmente destinado al área de pastelería. Hacíamos toppers de tortas y cortantes de galletitas. Pero también imprimíamos en plástico logos y moldes para fabricar distintos elementos. Después vino la pandemia y teníamos tiempo para hacer algo más, un amigo tenía unas máquinas de sublimación para vender y resolvimos comprarlas. Y ahí fue que comenzamos a crecer en servicios haciendo impresiones en tazas, remeras y diferentes objetos.

  • ¿Cuándo salieron de aquel galpón inicial para instalarse en este local en Ruta interbalnearia?
    C – Eso se dio en diciembre del año pasado. Acá, con más espacio pudimos sumar nuevos productos. Fuimos creciendo en la parte de sublimación, anexamos impresión solvente para hacer cartelería, lonas publicitarias, adhesivos, canvas para hacer cuadros.

F – También comenzamos a trabajar el vinilo de corte, que es un plotter que corta vinilo adhesivo como textil para realizar diseños diferentes, que quedan cortados sin fondo y se puede estampar en ropa, en la pared o en cualquier tipo de objetos. En resumen, es el diseño que el cliente necesita, cortado. Más tarde implementamos el DTF, un sistema nuevo que surgió el año pasado que fusiona el vinilo con la serigrafía. Permite imprimir una especie de goma líquida con cualquier color, cualquier diseño y queda sin fondo para estampar sobre una prenda.

  • ¿Sólo ofrecen la impresión o integran también el diseño?
    F – Ofrecemos el diseño y es precisamente la base del servicio que brindamos. Hay que entender que cualquier producto que hagas en 3D hay que diseñarlo, y con los otros sistemas también. Así que lo hacemos y buscamos siempre dar solución a las necesidades de cada cliente. Es necesario para que siempre prefieran trabajar con nosotros.
  • Es evidente que han tenido un crecimiento grande en muy poco tiempo.
    F – Nosotros nos planteamos la idea de crear una empresa que va a ser muy grande y estamos enfocados en eso. Siempre que se puede implementamos algo nuevo, creamos productos para llegar a más público u ofrecer más servicios a los clientes que ya tenemos.
  • Siempre tuvieron claro que querían jugar a ganar…

C – Sin dudas. Siempre supimos que queríamos ser los mejores y brindar un servicio integral. Simplificarle las cosas a la gente, que no tengan que venir acá por el cartel, allá por la ropa, al otro por los folletos. Acá los clientes encuentran todo lo que necesitan en el mismo lugar. Ahora incluso estamos trabajando con el CCIFA para conseguir la habilitación para poder imprimir facturas oficiales.

  • ¿Qué edad tienen?
    C – Los dos tenemos 38 años y somos amigos desde la infancia en Artigas. Yo me vine en el 2013 y Freddy en el 2020 para fundar Simple Inc.
  • ¿Qué oportunidades consideraron que les ofrecía la Costa de Oro para instalarse acá con su proyecto?
    F – Justamente el servicio integral que nosotros apuntamos a ofrecer a las empresas, acá no hay. Acá si alguien quiere un cartel, casi siempre debe ir a Montevideo, aunque hay algunas empresas, pero no con un servicio que abarque tanto. Eso nos ayudó a llegar a los clientes y a muchos emprendedores nuevos. Por ejemplo, si alguien iniciaba un negocio de bijoutería, nosotros le brindábamos el marketing, el packaging y una serie de cosas que a ellos les ayudaba a iniciar su propio proyecto.

C – Además, a partir de la Pandemia mucha gente desde su casa comenzó a trabajar con la sublimación, porque es un negocio de relativamente poca inversión que te permite hacer, al menos, cosas chicas como tazas, remeras, cintas, etc. Pero cuando tienen que generar algún trabajo más grande o complejo, que requieren otro tipo de equipamiento se les complicaba. Entonces Nosotros, que tenemos por ejemplo equipos láser y otros sistemas, los poníamos a su disposición para que ellos puedan revender. Es una linda sinergia que se consiguió, porque ellos también pueden crecer.

  • En el salón principal he visto unos grandes percheros con camisetas de fútbol, ¿de qué se trata?
    F – Es una parte nueva de la empresa que se llama Simple Sport, que es hacia donde más nos ampliamos. Nosotros lo integramos en 2021, habíamos implementado la sublimación y luego aumentamos el tamaño de la maquinaria, vimos que podíamos hacer muchas más cosas. Ahí nos contactamos con gente que buscaba sublimar camisetas, empezamos a venderle las telas y nos dimos cuenta de que podíamos sublimar, hacer el diseño y lo único que nos estaba faltando era confeccionar la prenda completa. Hasta entonces, le vendíamos a otras marcas y lo seguimos haciendo, pero ahora les ofrecemos también la fabricación completa, diseñada, impresa, la sublimamos, la confeccionamos tanto con la marca que nos compre, como con nuestra propia marca.

  • Eso debe haber demandado un esfuerzo de reorganización importante.
    C – En ese caso agregamos dos nuevos socios, Mauro Pereira para diseño y Sylvia González. Precisamente Sylvia se encarga de la costura. Ella es de Paso de Los Toros, nosotros le pedíamos trabajos a distancia, muy de a poco, hasta que comenzamos a crecer mucho también en esos productos, entre otras cosas porque empezamos a trabajar con la Liga Atlántida de Fútbol. Ahí le hicimos una propuesta para que venga a instalarse con nosotros, ella la aceptó y desde hace un año la tenemos acá en esa “nueva pata” de la empresa.
    F – Es decir que Simple Sport ya estaba funcionando pero fueron aumentando los volúmenes de pedidos. Eso nos hizo aumentar la dinámica de trabajo para mejorar los tiempos de entrega. Y allí empezó también el crecimiento de esa marca.

  • ¿También confeccionan los uniformes?
    F – No, en el caso de los uniformes los compramos confeccionados.
    C – Muchas veces las empresas de seguridad o mantenimiento tienen ciertos requerimientos en el tipo de telas que hace que resulte más práctico comprar que confeccionar. Cada servicio, cada tipo de trabajo tiene sus propias particularidades y uno se tiene que adaptar.

  • Ustedes tienen redes sociales muy activas, uno supone que es una parte muy importante de la generación de ventas. ¿Tienen un equipo que las maneja o las atienden personalmente?
    C – Por ahora nosotros mismos nos encargamos.

  • Y eso, ¿qué ventajas les da?
    C – Estar en contacto personal nos permite conocer en tiempo real las necesidades y requerimientos de los posibles clientes, es un trato muy directo. Nos llegan las consultas y nosotros las contestamos.
    F – Nos dividimos el trabajo. Tenemos diferentes cuentas de redes sociales porque como ofrecemos tantos servicios diferentes y el público en cada caso también tiene sus propias características, no es práctico manejarlo desde la misma página. Entonces tenemos un Instagram y un Facebook que se dedica a los trabajos de 3D, un Instagram y un Facebook que se dedica a Simple Sport y otro para la sublimación.

  • ¿Cuántas horas trabajan ustedes por día?
    F – Ahora 8 horas, pero supimos trabajar más de 12 y muchas veces de corrido y sin dormir de domingo a domingo.

  • ¿Eso es parte del secreto del éxito?
    F – No es un secreto. Es la necesidad de cumplir con el cliente con los tiempos. Podemos decir que el esfuerzo es tal vez parte de la receta. Quien comienza con un emprendimiento debe estar dispuesto a hacerlo, porque muchas veces te toca encargarte de todo. Nosotros al principio éramos la parte de marketing, la parte de venta, la parte de producción, fabricación, diseño, empaquetado. Yo agarraba todos los sábados los pedidos y hacía los envíos y las entregas, me iba a Montevideo, cliente por cliente. Ahora somos cuatro socios y nos repartimos mejor las tareas, aunque ya vamos a necesitar incorporar personal porque el objetivo es seguir creciendo. O incorporamos gente, o volvemos a las 16 horas de trabajo por día como antes.

  • ¿Cuánto pesa la innovación en esta clase de negocios?
    C – Un montón, en esto no podés dejarte estar. Siempre tenés que buscar algo nuevo y es lo que hemos intentado hacer. Crear productos novedosos para nuestros clientes a los que siempre les ofrecemos algo más.

  • ¿Cómo toman conocimiento de las nuevas técnicas que aparecen en el mercado?
    F – Estamos muy atentos a internet, nos informamos mucho. Además, estamos en contacto con gente de este sector en grupos y cuando podemos acudimos a alguna feria en el exterior.
    C – Eso nos permite conocer nuevos sistemas y equipamiento.

  • Después está el coraje de invertir para comprar esos nuevos equipos…
    C – A eso no le hemos tenido miedo, siempre vamos para adelante.
    F – Hay algo que Claudio y yo tenemos en común y es que tenemos la actitud de arriesgarnos porque sabemos que va a funcionar. Hacemos la inversión y le damos hasta que efectivamente funcione. Si en principio no da los resultados esperados, le buscamos la vuelta. Acá volvemos a lo que hablábamos antes. Esto de invertir, también es parte de la receta para el crecimiento.

  • ¿Cómo se imaginan a Simple Inc. en unos años?
    F – Por lo menos con una sucursal en cada departamento (se ríen los dos).
    C – No sé si tanto, pero tenemos claras proyecciones y objetivos para cada pata del negocio, capaz que algunas son muy lejanas, pero vamos. En la parte de ropa deportiva ya estamos llegando a equipos de varios departamentos, se va moviendo. Nos gustaría que lo que hacemos sea reconocido en todo el país, tanto en los productos deportivos como en los empresariales.
    F – Yo aspiro a lograr que Simple Inc. se conozca por Simple Inc y no como alguien que hace uniformes, o alguien que personaliza cosas. Que sea una marca representativa, líder. Ojala se dé. Por ahora es soñar, pero sentimos que vamos bien.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?