Dark Mode On / Off

Cuando una Escuela Pública llega a cumplir un siglo de actividad ininterrumpida tenemos que pensar que miles y miles de niños han pasado por sus aulas. Y significa también que varias generaciones de familias comenzaron a educarse sentados en los mismos bancos, desde los abuelos hasta los nietos.

Por Wilson MesaCRÓNICAS DE ATLÁNTIDA

Detrás de tan larga y fecunda existencia hay una historia que ha sido forjada por padres, maestros y niños de manera conjunta. Porque no vale una Escuela sin niños y sin padres que la apoyen. Y no existe una Escuela sin docentes que atiendan y contengan a esos niños y padres. Es una retroalimentación mutua y un constante dar y recibir.
La Escuela Nº 75, de Estación Atlántida, tiene cien años de historias. En esta acotada crónica intentaré contar solamente algunas, que estarán entrelazadas con la historia grande del “Pueblito de la Estación” porque ambos tienen -más o menos- la misma trayectoria existencial.

El origen
Corría el año 1923, cuando un grupo de padres interesados en la educación de sus hijos, quiso fundar una Escuela en la zona que, hasta ese momento no contaba con ningún centro educativo. La población más cercana era la ciudad de Pando (fundada en 1788), en la que ya había varias opciones de educación infantil y juvenil. Pero la distancia, los caminos y los medios de transporte existentes en la época hacían imposible acceder a Pando para los habitantes del “Pueblito” que había empezado a formarse desde 1913, alrededor de una parada de ferrocarril, que se llamó “Estación Las Toscas” (actual Estación Atlántida). Al mismo tiempo que en el Balneario se estaban construyendo las primeras casas de veraneo, también en ese año (1913).

Es entonces que recién diez años después se funda esta primera Escuela Pública rural, la “75”. Y será lejos de la costa, en el paraje denominado La Chinchilla, en la propiedad de don Atanasio Hernández, km 160 del llamado “Camino de la playa”, la actual Ruta 11.

Acta de inauguración
Copia del acta labrada en el momento de la inauguración: “En Las Toscas, séptima sección del Departamento de Canelones, a los veinte días del mes de mayo de mil novecientos veintitrés (1923), a las catorce horas, se procedió a inaugurar la Escuela Rural Nº 75 en el local construido al efecto por el señor Atanasio Hernández sobre la carretera que conduce a la playa Atlántida y que funcionará bajo la dirección de la Sra. Maestra Celestina B. de Arroyo.
Hacen acto de presencia el Sr. Inspector de Primaria Pedro F. Ramírez, los diputados nacionales Sres. Tomás Berreta y César Mayo Gutièrrez, el Jefe de Policía Sr. H. Astorga, sub inspector de Primaria don José A. Porro, los Sres. Gregorio Rodríguez, Luis C. Bonomi, Isabelino Burgueño, Hilario Urbin, Vicente Gorostiaga, Armando Pouso, Juan F, Rava, Srta. Pura D. Prota, Demetrio Quinteros, numerosísimo vecindario y algunos niños presentes. A la hora nombrada y después de oído el Himno Nacional el Sr. Inspector Dptal. en nombre del Consejo Nacional de Enseñanza Primaria y Normal declaró oficialmente inaugurada la Escuela, labrándose la presente acta que es firmada en lugar y fecha indicada ut supra. Déjase constancia que en el mismo acto queda constituida la Comisión de Fomento Escolar en la siguiente forma: Presidente – Dionisio Hernández / Secretario – Manuel Lasso (hijo) / Tesorero – Justo Laplace / Vocales – Atanasio Hernández, Carlos Pérez, Bernardino Fernández, José del Pino, Leopoldo Lasso. Firman – Pedro Ferraris Ramírez, Tomás Berreta, Josè A Porro, Emilio Uslenghi… (continúan las firmas)”.

Comienzo de clases – año 1923 – mes de mayo.
Copia del primer Libro Diario de la Escuela: “En esta fecha empiezan a funcionar las clases. Se matricularon 60 varones y 63 niñas que se nombran a continuación: Ramón Hernández, Leocadio Sotuyo, Pablo Pérez, Anacleto Fuentes, Máximo González, Pedro González, Hermenegildo Helena, Valentín Viglione, Juan D. Mocegues, Patricio Delgado…”. (Nota – Aquí se nombran solamente los diez primeros alumnos, pero en el documento figuran todos los inscriptos en el primer día de clase y siguientes).

“La Escuela de Atanasio”, como se le llamaba, funcionó durante once (11) años. La primera Maestra Directora fue Celestina Bescanella de Arroyo. El primer alumno matriculado fue Ramón Hernández. Las clases eran hasta 3er. Año por ese entonces.

El traslado de la escuela a la estación
Recién en el mes de marzo de 1934 –debido al crecimiento de la población del “Pueblito” formado alrededor de la Estación-, las autoridades de Primaria decidieron trasladarla a un local frente a la misma. La casa era propiedad del Sr. Luis Galimberti y se la reconoce porque allí estuvo instalado el comercio de Anselmo López, situado entre la Panadería de Andrés Picardo y la Provisión de Santiago Romero. Todas estas construcciones que menciono existen todavía y están habitadas.

Año 1986 – Maestra Marìa – 1er Año – Foto Gabriel Vázquez

Juan M. Gutiérrez Laplace, que fue alumno de la Escuela cuando funcionaba en dicho local, cuenta lo siguiente: << Siempre recordada será una maestra directora, la señora Rosaura; de impecable túnica blanca, y dignísima presencia. Junto a su señora madre, Doña Máxima, eran implacables forjadoras de rectitud de costumbres y hábito de trabajo. La señora Rosaura explicaba, proponía y alentaba, luego ordenaba y obligaba. Doña Máxima, sentada en el eterno sillón de mimbre, cubiertos los hombros con una capa de lana gris, persuadía y aconsejaba…>>. (Gutiérrez Laplace).
**
En ese lugar, frente a la Estación, funcionó la Escuela 75 durante veinticinco (25) años, hasta que el 12 de abril del año 1959 se instaló definitivamente en un local nuevo, que fue un modelo de edificación escolar para la época. De ese “formato” se construyeron solamente tres o cuatro iguales en todo el país. Aún llama la atención por su originalidad y tipo de materiales que se utilizaron. Dicho local tenía incorporada una casa habitación y en ella vivió durante muchos años, la Maestra Haydée Albornoz con sus hijos, quien permaneció durante casi veinte años como Directora de la Escuela 75, ya convertida en Escuela Urbana.

Nos contaba la Maestra Haydée en una entrevista: “Yo ya tenía unos diez años de maestra y había trabajado en Florida y Montevideo, cuando debido a que me estaba divorciando de mi marido y necesitaba casa para tener conmigo a mis dos hijos chiquitos, quise elegir una dirección efectiva y había cargos en Canelones. Así que le pedí a una amiga mía si me podía acompañar a ver la Escuela (75), para ver si me convenía elegirla. Ella me acompañó y quedamos encantadas, el local (nuevo) no estaba terminado todavía, pero encontramos adentro al arquitecto y los obreros trabajando. La Escuela era divina, muy moderna, llena de ventanales por todos lados y tenía una comodidad para mí, una vivienda. Así que no lo pensé más y me vine. Yo la inauguré. En ese momento tenía 480 niños y las maestras eran todas de Montevideo, venían en el tren. Después ya empezaron a ser de lugares más cercanos, de Pando, de Floresta, y de otros lados, y se fueron asentando en la zona a vivir”. (Entrevista a Haydée Albornoz).

En la actualidad
La Escuela tiene en este momento 415 alumnos, de Inicial a Sexto Año, distribuidos en dos turnos. El personal docente está formado por la M/Directora, M/Secretaria y 16 Maestras que atienden 12 grupos de Ed. Común y 4 de Ed. Inicial. Hay 8 salones de clase (6 comunes y 2 de Inicial) y 1 salón destinado a videoconferencias, en el cual se trabaja “Pensamiento Computacional” por sistema remoto.

Tienen una docente de Educación Física. Y hay una Profesora de Teatro. No hay docentes de Educación Musical, ni de Idioma Inglés.

El Servicio de Comedor y de “Copa de leche”, atiende a 180 niños todos los días. Solamente una Auxiliar de Servicio se encarga de la cocina y una se ocupa de la limpieza en ambos turnos. Por lo cual el centro escolar tiene una seria carencia en esos aspectos, por más que la Comisión de Fomento es excelente y sus integrantes apoyan de manera continua y muy firme todas las actividades.

Como escribí al comienzo, aquí hay una historia que ha sido forjada por maestros, niños y padres, a partes iguales.
No queda otra cosa, en este centésimo aniversario de la Escuela Nº75, que felicitarla por sus excelentes logros en beneficio del “Pueblito de la Estación”, que la tuvo siempre como un faro de luz.

FUENTES:
Entrevista filmada a la Maestra Haydèe Albornoz, por Olga Pìriz,
Arinda González y el suscrito. Año 2011.
Artículo de J.M. Gutièrrez Laplace, en el Semanario “Gaceta”, sobre la Escuela 75.
Se agradece especialmente la colaboración de la M/Directora actual, Cecilia Azambuja y de la M/Secretaria, Estela Cabrera.
IMÀGENES – Fotografìas aportadas por la Escuela y por Arinda González Bo

NOTA: Esta crónica va dedicada a todos los alumnos y docentes que son parte de la rica historia de la “75” y especialmente a la Maestra Estela Cabrera, que ha trabajado 33 años ininterrumpidos en la Escuela, siendo actualmente la Maestra Secretaria.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?