Dark Mode On / Off
BUSQUEDA DE PERSONAL

Por: Eduardo Marotta

Hace ya tiempo la selección de personal muestra nuevas realidades que a algún desprevenido pueden sorprender y quizás hasta espantar. La sorpresa es fácil de neutralizar en la medida que se acepte y entienda que la humanidad avanza y que las personas reformulan sus paradigmas, ideales, valores y prioridades.
En cuanto al posible “espanto”, exige comprensión, apertura de cabeza y “salir de la caja” ocupada por preconceptos o verdades absolutas, que nos encadenan al pasado que por definición ya pasó. Peor aún, es caer en la vieja teoría que “todo tiempo pasado fue mejor”, cuando racionalmente es casi imposible de demostrar.
Más allá de diferencias socio-económicas, regionales y otras, vemos como florecen lugares de esparcimiento, el cuidado del físico, la venta de bienes de uso como autos, electrodomésticos, equipos electrónicos o muebles, la concurrencia a espectáculos, los viajes y todo tipo de objeto o acción que genere una satisfacción y un placer inmediato.
Simultáneamente asistimos al crecimiento de la demanda de alquileres sobre compra de inmuebles, lo cual es la materialización de conceptos como movilidad, imprevisibilidad y rechazo a generar compromisos económicos por décadas, bajo la explicación de prever para el futuro.
En resumen y casi con ironía, se concreta en los hechos aquello que el pasado es cierto porque existió y lo conocemos, el presente es tangible porque en él estamos pero el futuro
quién puede asegurar que exista.
Quienes ya hemos transcurrido bastante más de la mitad de nuestra vida, hemos crecido con valores muy fuertes como esfuerzo, sacrificio, trabajo, autoridad, éxito, fama, reconocimiento y poder.
Fueron y son positivos y valiosos sin dudas. Pero alcanza? Han hecho seres humanos más felices? Podría asegurarse que no. “Los logros son más valiosos con sacrificio”; “el esfuerzo hace más disfrutable el resultado”; decir que alguien es “muy trabajador” es equivalente a decir que es buena persona y varias otras verdades casi irreprochables, sin perder su parte de razón, van dando paso a otras que priorizan la felicidad, el placer, la búsqueda de la verdad de cada uno, el conocimiento y la diversidad.
Todo lo anterior apoyado por el síndrome post pandémico que estimuló la necesidad de libertad y modificó para siempre los hábitos de trabajo, sumado a las herramientas informáticas que nos vuelven cada vez más libres físicamente.
Es entonces que a la hora de encarar una selección de personal nos encontramos con postulantes más exigentes y no dispuestos a aceptar cualquier tipo de condición laboral
más allá del propio salario. Aspectos como la flexibilidad horaria según el tipo de tarea a cumplir, la posibilidad de días libres extra licencia, el ambiente laboral interno, las licencias
especiales para viajar, las posibilidades de ascensos en la organización y otras condiciones, conforman parte de lo que hoy llamamos el salario emocional.
Más aún; se han hecho experiencias incluso en nuestro país, de mantener entrevistas de selección sin mencionar el salario económico y el postulante se ha retirado sin preguntarlo. O en otra variable, es ya muy frecuente no ofrecer un salario sino consultar al candidato cuánto pretende percibir como sueldo.
Partiendo de la base que esta es la realidad y que podría decirse que es un paso adelante en la existencia humana, vale la pena entonces preguntarse lo del título; quién selecciona a quién?
La respuesta es bastante obvia; es como una pareja; se seleccionan ambos en una relación de doble vía. Finalmente si apelamos al ejemplo de una pareja corresponde ir al paso siguiente. Si ya se han seleccionado mutuamente, cómo hacen para mantener la seducción vigente.
De esto se trata. Ya no es sólo una parte (el trabajador) quien debe conquistar al empleador. Éste también tiene la obligación de conquistar al trabajador si pretende conservar la relación, mejorar la eficiencia de la empresa y reducir costos.
Todo esto exige cambios radicales en la gestión de los RR.HH. Para ellos existen nuevas técnicas y herramientas que analizaremos en la próxima entrega.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?