Dark Mode On / Off

Productos de calidad para una sana manera de vivir

Natalia Guillén: Tentaciones

La historia de Natalia Guillén como emprendedora resulta sumamente interesante e inspiradora. Entre otras cosas, porque nos habla del desafío que la vida suele plantearnos cuando nos obliga a escoger entre la comodidad de un empleo seguro, aunque el mismo no nos apasione, o desarrollar un negocio propio que constituya además de una fuente de ingresos una forma de perseguir un propósito; una manera de vivir. Sin dudas, Tentaciones se ha convertido en un comercio referente en materia de productos de alimentación saludable, anteriormente en nuestras ferias vecinales y desde hace un tiempo también con su local ubicado en Roger Balet esquina República de Chile, Atlántida. En la siguiente entrevista los invitamos a conocer parte del camino que Natalia recorrió para lograrlo.

  • ¿Cómo inició todo?
  • Yo arranco como empleada en un puesto de feria en 2003 y pasados los años se me da la oportunidad de quedarme con ese puesto. En medio de todo ese tiempo estudié y me capacité como Rematadora Pública, estuve realizando remates, concursé y me surgió una oportunidad en un empleo público. Ello coincidió con que me ofrecieron ser la dueña de aquel puesto de la feria, así que tuve que tomar una decisión complicada.
  • ¿Por qué?
  • Porque tenía que elegir entre una cosa o la otra, las dos al mismo tiempo era muy difícil. Fui, firmé, hice todo el precontrato para trabajar pero no… yo me guío mucho por lo que siento, por la intuición y no me sentí bien, no me sentí cómoda, no era lo que yo quería. Así que me quedé con el puesto. Me tiré al agua y gracias a Dios las cosas fueron saliendo muy bien.
  • ¿Cuándo asumiste el control del puesto y cómo surgió el nombre?
  • Empecé el 2 de mayo de 2014 y el nombre surgió por sugerencia de un cliente que siempre me decía que tenía que ponerle Tentaciones porque todo lo que vendíamos era muy tentador. Es algo que la gente siempre nos menciona, que cuando vienen a comprar una cosa en particular se ven tentados con todo lo que ven y terminan llevando otras. Ese nombre me gustó y quedó. Una amiga con la que estudiaba me hizo el logo y ahí arrancamos. Al principio en una zona de confort y después con ciertos desafíos porque el mercado empezó a cambiar, a ser más digital, empezaron a aparecer más las redes. Ahí dejé de trabajar como Rematadora. Hice un gran esfuerzo apoyada por mi familia.
  • Hablaste de cierta zona de confort…
  • Sí, porque el puesto cuando yo lo agarré ya tenía una cartera de clientes muy grande, un sistema de trabajo, ciertos productos, proveedores, en fin, todo organizado. Y ahí empecé a ver que empezaban a venir cosas nuevas, que la gente pedía nuevos productos y como yo presto mucha atención a lo que necesitan los clientes comencé a incorporarlos. Me gusta hablar con la gente, mis clientes suelen bromear con que yo soy como una psicóloga que vende productos naturales. Así fui trayendo más cosas, hubo ferias que dejamos, otras que incorporamos, hasta que en el 2020 vino la Pandemia que fue como una bofetada.
  • ¿Cómo te afectó esa situación inesperada?
  • Al principio fue muy complicado porque se cortaron los espacios de feria por un tiempo. Luego nos habilitaron a los que vendíamos alimentos pero la gente no iba mucho, había miedo y era todo un poco caótico. Así que me costó un poquito pero yo siempre de lo malo trato de sacar cosas buenas y me dí cuenta que había que reinventarse. Logré hacer una lista de clientes con más de 220 números de teléfono que tenía en mi celular. No podía dejar de trabajar así que generé un sistema de reparto puerta a puerta mediante un grupo de Whatsapp. Mandaba una lista de precios, lista de productos, ellos me hacían pedidos y empecé a repartir. Hoy en día hay que reinventarse todo el tiempo, no te podés dejar paralizar por el miedo.
  • ¿Qué cosas buenas sucedieron en ese tiempo para tu negocio?
  • Luego vino un año muy bueno para nosotros porque la gente prefería salir al aire libre que ir a un lugar cerrado. Hasta que llegó la apertura de todos los shoppings y comercios, volvimos a la normalidad del balneario y empecé a notar que mucha gente dejó de ir a la feria. Atlántida se estaba poblando y se abrieron muchos comercios, pero no había nada de este rubro en ese momento del 2020. Así que me propuse ir por el sueño que siempre tuve de instalar un local. Empecé a buscar, me gustaba esta zona cerca del Municipio, la plaza, el Banco y con todos los servicios cerca, pero no en el microcentro mismo. Y descubrimos este local un día en medio de un reparto. Lo abrimos el 5 de octubre del 2020.
  • ¿Cómo cambió tu día a día ese local?
  • Primero cumplí mi sueño de estar instalada, de saber que abrís la puerta y está todo armado, que no importa si llueve. Aunque la feria la sigo haciendo los jueves en Atlántida, los sábados en Parque del Plata y ahora los domingos en Las Toscas. Todo esto lo hicimos nosotros, mi pareja que se llama Federico, mis hijas y yo. Es todo artesanal. Por suerte él se da mucha idea. En realidad es veterinario pero es multifacético (risas de ambos). Arrancamos con el local un poquito vacío con el stock que yo tenía. Yo hace 10 años que decidí dejar de comer carnes, soy vegetariana. Y si bien al principio traía quesos, embutidos y ese tipo de cosas, no se vendía. Entonces noté que no era por ese lado. Empezaron a aparecer proveedores de productos sin maltrato animal, sin derivados animales, muchas opciones para veganos y vegetarianos. Yogures, quesos, parrilla vegana, hamburguesas, panes. A partir de ahí todo fue cambiando.
  • Podemos decir que para vos entonces, no es solamente un negocio sino un compromiso con una manera de vivir.
  • Sí, a mí me encanta lo que hago y creo que eso es lo que te da el éxito, hacer lo que te gusta y hacerlo con muchas ganas aunque a veces uno está cansado y no todo sea perfecto.
  • ¿Qué es lo que ofrece Tentaciones hoy en día? ¿Qué tipos de productos venden?
  • Aparte de ser un servicio de alimentación más consciente para los clientes que así lo eligen, trato de darles bastante información sobre lo que están llevando. No es solo vender sino establecer una relación, un seguimiento y diálogo permanente. Nos dedicamos a la alimentación natural basada en frutos secos, productos que no son ultra procesados. Productos de emprendedores uruguayos habilitados que trabajan sin conservantes, sin aditivos, sin colorantes, sin todos esos elementos químicos que es lo que hoy en día nos está enfermando. Existen muchas enfermedades relacionadas con intolerancias a la lactosa, a la proteína de la leche, al gluten, a un montón de otras cosas. Entonces traté de incorporar todo ese tipo de productos. No fue fácil al comienzo pero hoy en día podemos decir que estamos posicionados. Tenemos gran variedad de productos, parrilla vegana, hamburguesas que a mí me encantan de lentejas, porotos, garbanzo, de quinoa y más. Tenemos croquetas de garbanzo con curry, croquetas de porotos con hierbas, muchísima variedad. También carne picada que es exquisita a base de proteína de soja condimentada con sabor ahumado.
  • Hay una demanda creciente de estos productos, ¿verdad?
  • Sí, hay mucho, no sé si es moda, si es filosofía, si es consciencia, pero hay mucha gente que está dejando la carne y que sabe que la proteína por algún lado la tenés que consumir, porque no es dejar la carne y comer verduras, hay que ser consciente y responsable con la alimentación. Tampoco es dejar la carne y comer pizza todos los días.
  • ¿El negocio lo atendés siempre vos?
  • Lo atiendo yo o una de mis hijas que se llama Belén, que además está estudiando. Tengo dos hijas, la más grande se recibió y ahora se está dedicando a su carrera. Estamos acá de lunes a viernes de 10.15 a 18.00 y los sábados de 10.00 a 14.00.
  • ¿Cómo podemos seguirlas para conocer más de Tentaciones?
  • Nos pueden encontrar en las redes sociales. Trabajamos con el estudio DaDa que publica cosas muy interesantes y divertidas. Estamos en Instagram y Facebook como Tentaciones. Ahí también está nuestro teléfono y nos pueden mandar mensajes por cualquier consulta.
  • ¿Cómo es emprender en la Costa de Oro?
  • No es fácil. A mí me encanta Atlántida y lo elijo siempre, aunque en estos tiempos está distinta, ya no es lo mismo que hace 10 años atrás en todos los aspectos. Hay muchísimos más negocios, también en mi rubro, donde además hay venta que muchas veces se hace solo por redes, entonces hay competencia que no es muy pareja, porque nosotros tenemos una serie de costos que ellos no tienen, pero bueno, siempre apostamos a la calidad del producto y a diferenciarnos por el servicio, la atención y el trato persona a persona. Necesitamos, me parece, volver a levantar lo que era este balneario. Por suerte hay un montón de comerciantes que nos reunimos para hacer cosas conjuntas en ese sentido.
  • Respecto a ese punto, ¿Cómo evaluás el trabajo de articulación que viene haciendo con los comercios de la zona el CCIFA?
  • Está muy bueno. A mí me encanta que se pueda generar instancias de diálogo, de aporte, cada uno con su idea desde los distintos puntos de la Costa de Oro. Creo que es muy bueno eso de sentarnos, charlar. Nos permite aprender de las experiencias de los otros. Es excelente.
  • ¿Qué imaginás para tu negocio en el futuro?
  • Me imagino creciendo aunque no de manera exponencial. Mi idea es tener un negocio que siempre esté incorporando productos, captando nuevos clientes y mejorando el servicio día a día.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[instagram-feed]
Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?