slogan atlantida

Entrevistas

Leticia Riolfo: Sunflower Kindergarten

Agradecemos a Leticia Riolfo, responsable de Sunflower Kindergarten por responder a nuestras preguntas. Adelante con la entrevista.

“En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da.” Antonio Machado

A: ¿Cuándo abre sus puertas Sunflower Kindergarten?
LR: Sunflower comienza a gestarse en setiembre del 2001, pero se inicia formalmente en marzo del año 2002.

A: ¿Cómo nace el Proyecto?
LR: El proyecto nace como un sueño hecho realidad. Me recibí en el año 1998, y luego trabajé en varios centros educativos en Montevideo. A partir de allí, comencé a gestar la idea de abrir un centro educativo. Recuerdo que siempre hacía materiales para los niños, como ser puzles y dominós de cartón, y los guardaba. Cada material que adquiría lo iba guardando y decía: “Para cuando tenga mi jardín”. Lo que empezó como algo lejano se hizo realidad y ya tiene 16 años, y ojalá continué por muchos más.
Debo confesar también que el proyecto, se ha ido modificando a lo largo de los años. Las personas que hemos ido conociendo y encontrando a lo largo de este recorrido, le han dado diferentes estímulos para transformarse y convertirse en lo que es hoy Sunflower. La concepción de niño/a y de familia también se ha ido modificando, ya que estos conceptos son construcciones sociales. Hoy en día, al hacer referencia a la familia, se incluye un gran número de tipos de familia, no existe una única familia.
Y esto tiene que ver también con nuestra propuesta pedagógica, la familia para nosotros es fundamental, siempre organizamos propuestas que incluya la participación de toda la familia, porque la primera infancia es un tiempo único y es fundamental poder compartirlo con nuestros seres queridos. Al ingresar a Sunflower, no ingresa sólo el niño o la niña, ingresa toda la familia, y eso lo compartimos desde el primer momento, es un trabajo en equipo para disfrutar y recorrer juntos.

A: ¿Cómo y dónde fueron los comienzos?
LR: Se inicia en el fondo de la casa de mis padres en Parque del Plata, cuando tenía 23 años, donde había una sala y un baño, adaptado especialmente para la primera infancia. Inicié con 4 niños, luego en el 2005, construimos dos salones más, y ya en el 2008, nos mudamos para la actual ubicación: Diagonal 2 entre Ferreira y Plaza Argentina, en el mismo balneario, y en ese entonces contábamos con 45 niños y niñas. Desde el año 2005, Sunflower está autorizado por el Ministerio de educación.
La actual construcción está adaptada para la primera infancia y todos los salones cuentan con aire acondicionado, existen 2 baños para niños y niñas, y 1 baño de uso exclusivo para adultos. Además, hay 5 salones para cada nivel y un salón multiuso, el cual está destinado para compartir encuentros con libros, música, pintura.

A: ¿Por qué Parque del Plata?
LR: Parque del Plata fue el lugar que eligieron mis padres para veranear, y hace 40 años que sigo vinculada al balneario, hace 12 años que vivo aquí, y ha sido el lugar donde, junto con mi esposo vemos crecer a nuestros hijos, y no lo cambiamos por nada. Es nuestro lugar en el mundo.
En el 2002, mis padres se vinieron a vivir definitivamente a Parque del Plata, y tomé la decisión de iniciar este maravilloso proyecto. Visité las propuestas que había en la zona y me parecía que la propuesta que yo podía ofrecer era diferente a lo que existía, y así con la ayuda de mis padres y mucha expectativa di el primer paso.

A:¿Cómo comienza tu amor por la enseñanza?
LR: Comienza cuando empiezo a disfrutar de estar con los niños y niñas, cuandoal compartir diferentes instancias que no tenían que ver con la enseñanza, sentía que algo me faltaba, tenía 18 años. En esos momentos, como en estos, mis padres siempre tuvieron mucho que ver, escuchándome, y aconsejándome.
Disfruto del encontrarme con los niños y las niñas, conocerlos, escucharlos, de intercambiar y de pensar en pos de la primera infancia con los diferentes adultos. Hace 20 años que estoy vinculada a la primera infancia de forma profesional, y cada vez me siento más motivada a seguir pensando, aprendiendo en torno a la educación, y el aprendizaje, con el objetivo de brindar una educación de calidad y respetuosa para los niños, niñas y sus familias. Es mi intención que los niños y las niñas que conocemos realmente disfruten y tengan la posibilidad cada día de explorar, de jugar, de conocer y de compartir con otros, con el juego, el arte y con los lenguajes expresivos.
Con los años, también he disfrutado el poder intercambiar y coordinar con las diferentes docentes que me acompañan en este camino. A lo largo de los años, he conocido gente fabulosa, que ha aportado y enriquecido Sunflower, esto no lo he hecho sola, estoy eternamente agradecidas a todas esas personas que me han acompañado y lo siguen haciendo: docentes, personal no docente, amigos, y por supuesto los niños y las niñas y sus familias.

A: ¿Por qué elegís dedicarte a esto?
LR: Sinceramente, no sé elegí dedicarme a esto o si la educación en la primera infancia me eligió a mí, pero estoy segura de algo soy docente vocación y formación. Cuando finalicé el liceo, recuerdo que terminé todos los exámenes en diciembre, y en marzo inicié la facultad estudiando Ciencias de la comunicación, quería ser periodista. Cursé un año, lo finalicé sin ningún inconveniente, sin previas. Pero sentía que no me llenaba realmente, a esto se sumó que ese verano estuve cuidando a dos niñas de 2 y 3 años, y en marzo de ese año me anoté para cursar profesorado de Inglés, y a la par también cursaba Auxiliar en educación inicial del C.I.E.F, iba dos veces por semana. Y me encantó, me apasionó todo lo relacionado a la educación. El siguiente año decidí dedicarme de lleno a una formación en primera infancia y al finalizar me inscribí en la carrera de licenciatura en Ciencias de la Educación, y hasta ahora he continuado estudiando e investigando en torno a la primera infancia.

A: ¿Cómo es trabajar con los más chiquitos?
LR: Un desafío cada día, responsabilidad y compromiso y sobre todo es apasionante. Se sabe cómo se puede empezar el día, pero nunca cómo se termina. Si hay algo certero en el trabajo con los niños y las niñas es que no hay ninguna certeza. Y eso es lo maravilloso.
Desde que empecé he ido cambiando, madurando, evolucionando mi modo de entender la educación, de “trabajar con los más chiquitos”, he ido pasando por certezas, por inseguridades, por pruebas, por equivocaciones, por métodos, por diferentes cursos y debates. Por lecturas y por personas, todas bien distintas y bien valiosas. Y creo que después de todo eso, lo que puedo compartir con total seguridad que el de observar y escuchar a los niños, sus intereses es el inicio, a partir de allí poder soñar y hacer realidad esos sueños, esas preguntas que siempre los niños y las niñas tiene para compartir. Claro que a veces no es tan fácil, pero sí muy disfrutable.

A: ¿En qué consiste el trabajo con los niños?
LR: En Sunflower, priorizamos lo emocional, como mencione anteriormente. Lo emocional es fundamental para poder acompañar a cada niño y niña, si un niño se siente triste, cansado, si algo le ocurre no podrá desarrollarse en forma óptima, por eso para nosotros lo afectivo y lo emocional van de la mano y es el pilar fundamental al trabajar con niños y niñas. María Emilia López plantea, pensar en los niños como sujetos de vínculos, y me parece una imagen maravillosa, en el sentido que los niños y las niñas son emociones y sentimientos.
Trabajar en la primera infancia, es un desafío constante y para nosotros el juego y el arte tienen que estar presentes siempre. Es a través del juego como los niños y las niñas acceden a la cultura, porque en el intercambio de lenguajes (oral, corporal, gestual, musical, plástico, etcétera) construyen nuevos significados y se apropian de ellos…y aprenden. Cuando los niños y niñas juegan son protagonista de la experiencia que están viviendo, no juegan a ser bailarines, por ejemplo, ellos cantan y bailan. Y así, en lo cotidiano, en el día a día se comprometen con la actividad que están haciendo, la disfrutan, intercambian, resuelven conflictos, aprenden, crecen, viven. Así también va surgiendo el arte, de manera natural y espontánea. Ellos crean y re-crean situaciones por medio de las cuales se expresan y se comunican. Consideramos, lo que Loris Malaguzzi plantea acerca de que el niño y la niña tiene 100 lenguajes para comunicarse, él o ella pueden comunicarse de 100 maneras diferentes, y nosotros como adultos, como educadores, debemos “leer” y escuchar esos lenguajes. El niño representa el mundo en que vive: cantándolo, pintándolo, danzándolo, dramatizándolo, narrándolo, pero para eso también necesita de adultos responsables, que observen y escuchen lo que ellos tienen para decir, y así elaborar proyectos de trabajo, asíes como nos proponemos trabajar cada día en Sunflower. Así es como lo vivimos, lo pensamos y lo creamos, porque reitero somos muchos los que hacemos parte de este apasionante proyecto.

A: ¿Cómo fue formar el equipo de trabajo?
LR: La conformación del equipo de trabajo, lo podría dividir en dos momentos, uno que hasta el 2006, en donde la selección del personal la hacía yo exclusivamente, y otro momento a partir del 2007, donde con Gabriela Donya, psicóloga, comenzamos a transitar un camino maravilloso en cuanto a la selección. Aprendo mucho con ella, en relación con cómo funcionar como equipo de trabajo, las características, los conflictos que son inherentes a las instituciones, cómo resolverlos, y cómo potenciar el trabajo con las docentes. Hacemos talleres en todos los períodos vacacionales entre nosotras para conocernos y aprender de cada una.
Cada selección es un aprendizaje, y cada persona que trabaja con nosotros, para nosotros es muy valiosa, además de la formación, valoramos a la persona. Gracias a ellas: a Claudia, a Lourdes, a Gabriela, a Mayra, a Gala y a Stehpani, Sunflower hoy es lo que es. Pero también están Alejandra, Valentina y María. A ellas también mi sincero y real agradecimiento.
Siempre digo que lo emocional es fundamental en la primera infancia, si un niño o niña no se siente confiado, seguro, emocionalmente contenido, no va a poder jugar, aprender, interactuar. Lo mismo pasa con los adultos, conocernos y entendernos es primordial para conformar este equipo de trabajo, y sobre todo convivir el día a día.

A: ¿Qué edades abarcan?
LR: Trabajamos con niños y niñas de 1 año a 5 años.

A: ¿En qué consiste libros del árbol rojo?
LR: En el año 2011, el Ministerio de educación y cultura, me invitó a participar de diferentes encuentros en torno a la lectura en la primera infancia, en esos momentos nos formaron en torno al tema, y luego nos ofrecieron hacer un curso virtual en Colombia, organizado por el CERLALC. Fue un curso de 6 meses, participábamos chilenos, argentinos, colombianos y uruguayos. Al finalizar el curso, se elegían los 6 mejores proyectos, y el mío fue uno de los seleccionados, y lo mejor fue que todos los proyectos seleccionados fueron uruguayos.
Durante los años 2013, 2014 y 2015, el Cerlalc (Centro regional del fomento del libro para América Latina y el caribe) me convoca para trabajar con ellos en un maravilloso proyecto llamado “Diplomado virtual de Fiesta de la lectura”, en Colombia, como tutora virtual.
Desde ese año trabajo y me he formado en torno a la promoción de la lectura en la primera infancia, y desde ese rol he descubierto el placer que siento al leer para y con los otros. Ese descubrimiento me ha permitido recorrer diferentes caminos que nunca hubiera pensado llegar a transitar, que me sorprenden y disfruto día a día. Desde allí nació “Libros del árbol rojo”, en el año 2014. Al trabajar con diferentes países pude conocer y aprender sobre diferentes autores y títulos de libros, la calidad de los libros para niños y lo importante que es la lectura en voz alta, el contacto con la literatura en los primeros años, las experiencias tempranas con los lenguajes de expresión artística. Así nació “Libros del árbol rojo” una librería, especializada en literatura infantil y juvenil, y la cual se propone construir un espacio para que los niños y los jóvenes puedan encontrar tanto libros dela mejor calidad que respondan a sus intereses e inquietudes, como la posibilidad de participar de horas del cuento y conversaciones que les permitan conocer mucho más del universo de los escritores e ilustradores que crean para ellos. En la librería cada 15 días, los sábados, realizamos a la hora del cuento, a las 11:30 para niños y niñas de todas las edades. Estoy convencida de la importancia que posee la lectura y los lenguajes de expresión artística en los primeros años, para el desarrollo de todas las potencialidades y capacidades de cada niño y cada niña.

A: ¿Los dos proyectos son simultáneos?
LR: Los dos proyectos se encuentran en el mismo espacio físico, y ambos tienen en común las relaciones que se tejen entre el arte, la literatura, el juego, la exploración del medio, la primera infancia, la enseñanza y el disfrute por todo esto.

A: ¿Proyectos?
LR: Por suerte, proyectos siempre hay, y son muchos. Con Sunflower, nuestro objetivo es poder seguir aprendiendo y continuar con nuestro proyecto pedagógico que considere a cada niño, niña, su familia y la comunidad. Cada año reafirmamos nuestro compromiso para con los niños y las niñas y agradecemos a cada familia por la gran confianza de dejarnos su más preciado tesoro, cada día. Eso es algo invaluable.
Ahora estamos implementando en el centro educativo “Huellas en la piel”, la cual es una propuesta que fortalece los vínculos entre los niños, niñas, adultos, las narraciones tradicionales y los libros-álbum, para realizar adaptaciones de esas narraciones a libros sensoriales. Luego se obsequiarán esos libros realizados entre todos a una escuela donde concurren niños y niñas con discapacidad.
Por medio de diferentes encuentros entre niños y adultos, se ofrecen diferentes propuestas y oportunidades para encontrarse y reencontrarse con la literatura, con los libros y con las diferentes personas que participan.
Hasta el día de hoy hemos realizado 2 encuentros con las familias de Sunflower para unificar los criterios en torno a los libros artesanales. En el próximo encuentro llevaremos a cabo los libros, crearemos los libros para regalarles a los niños. Luego habrá un cuarto encuentro para ultimar cada detalle, y ya sí, el encuentro final será cuando todos los que hemos participado de estos talleres, entreguemos los libros a un grupo de niños de la escuela 253 de Parque del Plata.
Con la librería, siempre estamos organizando actividades de promoción a la lectura para niños y niñas de 0 a 12 años, hace 3 años que organizamos la fiesta de la palabra, evento que hemos llevado a cabo en CCIFA, los últimos dos años, y el cual tampoco lo podría llevar a cabo si no fuera por la ayuda incondicional de Bettina Praderio y Lourdes Verde, dos personas maravillosas, apasionadas también por la lectura, la escritura, los lenguajes expresivos y la primera infancia. Con ellas también seguiremos llevando a cabo nuestros talleres de animación a la lectura a todas las instituciones educativa que nos convoquen, como lo venimos haciendo hace 3 años.
También este año, Victoria Estol, coordinadora de Centro M.E.C., me convocó para poder asesorar y coordinar la biblioteca infantil y juvenil “Pata de Rana”, la cual se ubica en el Espacio cultural Parque del Plata, y ha sido posible gracias al enorme esfuerzo de Centro M.E.C y el Municipio de Parque del Plata. Desde allí también estamos implementando propuestas en torno a la animación a la lectura para niños y niñas de 0 a 18 años, con el objetivo de que esa biblioteca sea una biblioteca viva, generando encuentros con el arte y la literatura por medio de diversas propuestas.

A: Gracias por la posibilidad de poder llevar a cabo esta entrevista.
LR: A ustedes.

Por: Andrés De Mello.

 

2015 - Todos los derechos reservados
CCIFA | Centro Comercial, Industrial y Fomento de Atlántida
Calle 11 y Ruta Interbalnearia
Atlántida, Canelones - URUGUAY
Tel: (+598) 4372.2375 / 4372.2531 | info@ccifa.com.uy

Síganos en: